El esconderite inglés:

En primer lugar se sortea quién se “queda”, este jugador se pone mirando hacia la pared y con las manos se tapa la cara para no ver nada. A un metro de él se habrá marcado una raya en el suelo y tres o cuatro metros más atrás otra en la que estarán el resto de jugadores.

El que tiene los ojos tapados -siempre mirando hacia la pared- dice: “Un, dos, tres, esconderite inglés” y se vuelve hacia sus compañeros; estos cada vez que el “quedado” dice el estribillo tienen que dar uno o varios pasos hacia delante; el juego consiste en que cuando se vuelve el “quedado” no tiene que ver a nadie en movimiento, por lo cual unas veces lo dice lentamente y otras muy deprisa para cojerlos “in fragantí”. Al que vea moviéndose pierde y tiene que salirse del grupo. El juego termina cuando ya están tan cerca que pueden darle un golpe en la espalda y echan a correr hasta la marca de donde salieron, el “quedado” tiene que agarrar a uno antes de llegar a este límite, “su casa”, y el atrapado será quién inicie otra vez el juego. tiene que acercarse hasta quien está contando


Navegación
Herramientas personales