Las tabas: Las tabas eran los huesos de las articulaciones de los corderos, cuando estos llegaban a la mesa los niños estaban atentos para ver quien se quedaba con la taba y así incrementar la colección.< Las tabas tenían cuatro caras diferentes y se las denominaba así: “Hoyos, pencas, uñas y carne”.< Se agitaban las tabas y se lanzaban al suelo (solían ser doce), se toma una canica, se lanza al aire y en el corto espacio de tiempo en que está la canica en el aire hay que recoger una taba del suelo; solo se coje una de cada tirada y que este en la posición que tu apostaste al comenzar el juego ( por ejemplo uñas) y todas las que estén en esa posición puedes recoger, cuando terminaste con ellas sigues tirando e intentar voltear las tabas a tu posición, si no lo logras es fallo y pasa el turno a la siguiente; también es fallo el que la canica toque el suelo.


Navegación
Herramientas personales